diciembre 17, 2013

A la contra / Una opinión sobre "Lo que el viento se llevó" para Filmin

"Veamos: desde su primera escena (el diálogo entre unos Tweedledee y Tweedledum amanerados que han abusado del gel para el cabello y una idiota metida dentro de un merengue), Lo que el viento se llevó pone de manifiesto que su tema es pura banalidad y ñoñería y que su forma de abordarlo es la exageración. La música es penosa y el espectador es sodomizado con ella a cada momento, las panorámicas asaltan la retina con [...]".


Filmin, 16 de diciembre de 2013.