enero 04, 2014

Una conversación con Juan Carlos Pérez-Duthie sobre "El espíritu de mis padres sigue subiendo en la lluvia" / Estados Unidos

En esta novela hay mucho elemento autobiográfico. ¿Qué te llevó a mezclar ficción, tu vida, tu familia, y un período determinado de la historia de tu país?
Estuve dudando durante largo tiempo acerca de si contar esta historia. No me sentía capacitado para abordar una historia que por una parte es ficción, y por otra parte es tan personal. Intenté varias aproximaciones, pero descubrí que ninguna satisfacía mi deseo de ser fiel, si no a los hechos, a mis recuerdos de los hechos. El texto, la novela, se abrió ante mis ojos por primera vez cuando decidí, derrotado ya, que no iba a hacer una novela como las que yo había escrito, sino que iba a hacer una que iba a dictar su propia forma e imponer sus propias leyes. Escribir esta historia significaba desnudarme, hasta un punto en el que quizás yo no quería exhibirme, y por otra parte, exhibir a mi familia, a mis padres, a mis hermanos, que desde luego no son personas públicas y no tienen interés en ser exhibidos. Si bien yo no tenía más pretensión que la de contar algunas cosas que nos habían sucedido a mis padres y a mí en un período concreto, acabé, sin saber, contando la historia de mi país. Posiblemente porque no hay ninguna diferencia entre ambas historias.
[...]


Tinta Fresca. Nueva York, agosto de 2013.