mayo 18, 2014

"Los nacionalistas argentinos están agradecidos con Perú por lo de Malvinas, los muertos en la guerra, de un bando o de otro, probablemente no piensen lo mismo" / Una conversación con Gabriela Wiener acerca de "Nosotros caminamos en sueños" en La República / Perú

"¿Puedes imaginarte siquiera por un momento que ganas una guerra en la que no sabes contra quién peleas?", le pregunta un soldado a su compañero en la última novela del argentino Patricio Pron, la absurda, hilarante y a la vez dolorosa aventura de un escuadrón de combatientes ajeno a las verdaderas motivaciones del poder y la ambición. En el fondo de ella están las Malvinas y, quizá por eso, en su versión original de 2007, se tituló "Una puta mierda". Los nacionalistas argentinos empezaron ese día a trabajar en la crucifixión de Pron y su padre decidió jamás volver a hablar con él de ese episodio de la historia de su país. "Ahora me habla principalmente del clima", revela. Esta nueva edición, reescrita y corregida, tiene otro nombre: "Nosotros caminamos en sueños", menos provocador, pero más en la línea de lo que intenta ser, "en el mejor de los casos, un ajuste de cuentas con un nacionalismo no solamente sudamericano que merece corrección y, al mismo tiempo, es incorregible".
¿Todas las guerras son libradas por una masa mayoritariamente inocente?
A excepción de las guerras literarias, que son libradas por personas sin ningún tipo de inocencia, sí: la mayoría parecen ser llevadas a cabo por una mezcla de ignorancia, ingenuidad y orgullo.
Los chicos parece que siempre están jugando a la guerra —antes con palos como fusiles o soldaditos de plástico verde, hoy en la Play, pero siempre la guerra— ¿De niño jugabas a la guerra también? ¿Eso es este libro? [...]


La República. Lima, 11 de mayo de 2014.